Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


Lección 3 

La realidad de su humanidad 

MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO 
El sábado enseñaré... 

Texto Clave: Hebreos 4:15 
Enseña a tu clase a: 

1 . Saber que Jesús es tanto divino como humano. 

2. Sentir un deseo de cultivar la victoria sobre el pecado así como lo hizo Jesús. 

3. Hacer que su vida esté libre de la esclavitud del pecado gracias al poder de Cristo. 



Bosquejo de la Lección 

I. El divino V humano 

A. En el Nuevo Testamento, Jesús es presentado como humano y como divino. 

B. Aunque era humano, Jesús vivió una vida sin pecado. 

C. El hombre Jesús -siendo también Dios- merece nuestra adoración. 

II. Conceptos opuestos acerca de la naturaleza de Cristo 

A. Los discípulos testificaron con convicción acerca del misterio de la naturaleza 
divino-humana de Jesús, a pesar de cualquier oposición que se levantara. 

B. Hacia fines del primer siglo comenzaron a surgir conceptos opuestos de la na- 
turaleza de Cristo: algunos sostenían su naturaleza divina, otros su naturaleza 
humana. 

C. La Biblia revela atributos de la naturaleza de Cristo que demuestran su huma- 
nidad, tales como la sed, el cansancio y el llanto. 

III. Tentado como nosotros 

A. Jesús, por su propia libre voluntad, se negó a ejercitar su poder divino mientras 
estuvo sobre la tierra. 

B. Jesús vino a la tierra en carne, fue tentado (como nosotros), fue obediente y fi- 
nalmente sufrió la muerte como un pecador, todo para beneficiar a los seres 
humanos caídos. 

C. Como nuestro Sumo Sacerdote, Jesús comprende nuestras debilidades huma- 
nas. Por cuanto él mismo vivió y sufrió en la carne, sabe cómo es ser tentado 
en esa carne. 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



Aunque Jesús era divino, sufrió en la carne y experimentó nuestras debilidades. No usó 
su divinidad para vencer el pecado y la tentación; no obstante, vivió una vida sin peca- 



Ciclo natural de aprendizaje 



SOLO PARA LOS MAESTROS: Usando Juan 1:14, conduce a tu clase a considerar la pre- 
gunta: ¿Por qué es importante la humanidad de Cristo en nuestra comprensión de la 



Juan 1 :1 al 3 y 14 es fundamental para comprender la naturaleza de Cristo y su impor- 
tancia para el ministerio de Cristo. Este pasaje nos enseña tres grandes verdades. Pri- 
mero, Juan, el discípulo amado, presenta a Cristo como el Verbo, la Palabra. Este Ver- 
bo existió desde el principio, junto con Dios, como igual y coeterno con él. Segundo, 
siendo Dios, el Verbo tomó sobre sí mismo la "carne" -es decir, la naturaleza humana- 
y habitó como hombre sobre la tierra. Tercero, la razón de su encarnación es que la ra- 
za humana pudiera ver su gloria, conociera al Padre, y la plenitud de su gracia y ver- 
dad. Es por medio de esta gracia que somos salvados (Juan 3:1 6; Efesios 2:5-8). 

Considera: ¿Por qué fue necesario que Cristo llegara a ser humano para ser nuestro 
Salvador? ¿Puede Cristo ser nuestro Salvador sin su divinidad o sin su humanidad? 
Explícalo. 




SOLO PARA LOS MAESTROS: "La humanidad del Hijo de Dios es todo para nosotros. Es 
la cadena áurea que une nuestra alma con cristo y, mediante cristo, con dios. [...] 
Cristo fue un verdadero hombre. [...] Sin embarco, era Dios en la carne" (Mensajes se- 
lectos, TOMO 1, p. 286). Al estudiar la humanidad de Cristo, considera su misterio, su 
realidad y su relevancia. 

Comentario de la Biblia 

I. La humanidad de Cristo: su misterio 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



Dios encarnado. La palabra encamación no se encuentra en la Biblia, pero la doctrina 
de que Dios en Cristo tomó la humanidad satura todo el Nuevo Testamento. Cristo se 
llamó a sí mismo "Hijo del Hombre" más de setenta veces. Él es el "segundo hombre 
[...] del cielo", a diferencia de Adán, "el primer hombre [...] de la tierra" (1 Corintios 
15:47). 

¿Por qué la encarnación? Otras religiones enseñan la encarnación, pero la diferencia 
clave entre ellas y la Biblia es doble. Primero, la narración bíblica de la encarnación tie- 
ne el propósito final de la redención del pecado (Marcos 10:45); es que, al tomar la na- 
turaleza humana, "Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo" (2 Corintios 
5:19). El asumir la humanidad es la revelación máxima que dio Dios de su amor hacia 
la raza humana pecadora (Juan 3:16). Cristo tomó la naturaleza humana a fin de llevar 
"nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos 
a los pecados, vivamos a la justicia" (1 Pedro 2:24). Segundo, la Biblia nunca presenta 
la encarnación como un mito o algo mágico, que algún ser divino juega en el drama de 
la lucha humana. IVIás bien, la Biblia revela la encarnación como un ingreso real de 
Dios en el espacio y el tiempo, por medio del cual el Hijo de Dios toma un cuerpo real y 
una naturaleza humana real, y por medio de estos inaugura y completa el plan de sal- 
vación (Génesis 3:1 5; Efesios 1 :7, 8). 

Considera: ¿De qué modo Dios llegó a ser hombre? ¿Cómo puede Cristo ser Dios y 
hombre al mismo tiempo? La respuesta bíblica es una invitación a una afirmación de fe: 
"Grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne" (1 Timoteo 3:16). 

II. La humanidad de Cristo: su realidad 

El problema. Que Cristo haya sido realmente humano difícilmente sería hoy un pro- 
blema teológico. Pero, en los primeros años de la iglesia era un problema acalorada- 
mente debatido. Al difundirse el evangelio más allá de las fronteras de Judea, sus con- 
versos venían principalmente de una cosmovisión griega, arraigada en el dualismo 
espíritu-materia, en el que el espíritu es bueno y la materia es mala. Por eso la pregun- 
ta planteada por los griegos: ¿Cómo puede Dios, quien es bueno, encarnarse en la 
carne humana, que es mala? Por lo tanto, para ellos. Cristo no tuvo una naturaleza 
verdaderamente humana, sino una apariencia, una ilusión, de un cuerpo humano. Con- 
tra esta herejía gnóstica, Juan, cuyo Evangelio es el más apremiante en su énfasis so- 
bre la divinidad de Cristo, no solo afirma que Cristo vino en la carne (Juan 1 :1 -3, 14) si- 
no también declara que "todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en car- 
ne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo" (1 Juan 4:3). 

Evidencia bíblica en favor de la humanidad de Cristo. Jesús se llamó a sí mismo 
hombre (Juan 8:40) y fue llamado hombre por otros: Pedro (Hechos 2:22), Pablo (1 Co- 
rintios 15:21; 1 Timoteo 2:5), Pilato (Juan 19:5), los escribas (Juan 7:46). Él tuvo una 
madre humana (Lucas 1 :26-35; Gálatas 4:4), estuvo sujeto a las leyes normales del de- 
sarrollo humano (Lucas 2:40, 52), y tuvo un cuerpo real y sangre verdadera (IVIateo 
26:26, 28; Hebreos 2:14; 1 Juan 4:2). Él experimentó las necesidades y las emociones 
comunes a los hombres: hambre (IVIateo 4:2), sed (Juan 19:28), sueño (Mateo 8:24), 
cansancio (Juan 4:6), amor y compasión (Marcos 10:21), ansiedad (Hebreos 5:7), ne- 
cesidad de obedecer (Hebreos 5:8) y dependencia de Dios (Mateo 26:39-44). 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



Considera: Lee Filipenses 2:5 al 8. ¿De qué manera Pablo se relaciona con las dos 
naturalezas de Cristo? Considera el uso que hace el apóstol: "forma de Dios" y "forma 
de siervo". En ambos casos, "forma" es la misma palabra griega, morfé. ¿Qué muestra 
esto con respecto a la realidad de ambas naturalezas de Cristo? 

"Al tomar nuestra naturaleza, el Salvador se vinculó con la humanidad por un vínculo 
que nunca se ha de romper. A través de las edades eternas, queda ligado con noso- 
tros" {El Deseado de todas las gentes, p. 1 7). ¿Qué significa este pasaje para ti? 

III. La humanidad de Cristo: su relevancia 

¿Por qué Dios el Hijo tomó sobre sí la carne humana y la retuvo como un vínculo eter- 
no con la humanidad? Puede notarse dos razones importantes: 

Para revelar a Dios (Mateo 11 :27; Juan 1 :14). Fuera de Cristo tenemos conceptos in- 
completos o falsos de Dios. Los griegos concebían a Dios como mente pura, sabiduría 
o belleza. Algunas religiones orientales conciben a Dios como la fuerza inmóvil e inmu- 
table que juega a las escondidas en la situación difícil de la humanidad, y luego se reti- 
ra a una contemplación misteriosa de sí misma. Hay tribus que consideran a Dios en 
términos de fuerzas sexuales. Los humanistas interpretan a Dios en términos de impe- 
rativos morales y justicia social. Contra estas nociones. Cristo vino proclamando que 
"Dios es amor" (1 Juan 4:8) y que él es nuestro Padre (Mateo 6:9). "Cristo vino para re- 
velar a Dios al mundo como un Dios de amor, lleno de misericordia, ternura y compa- 
sión" (Joyas de los Testimonios, tomo 2, p. 335). 

Para tratar con el problema del pecado (Génesis 3:15; Isaías 53:4-6; Juan 3:16; Ro- 
manos 5:6-11). El propósito central de la encarnación es que Jesús salvara "a su pue- 
blo de sus pecados" (Mateo 1 :21 ; comparar con 1 Juan 4:9). Por eso, el Hijo de Dios 
vino en la forma de un bebé indefenso en Belén, y se permitió ser el Hombre de la cruz. 
El apóstol dice: Dios "nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nues- 
tros pecados" (1 Juan 4:10). Sin su divinidad. Cristo no podría haber estado calificado 
para ser nuestro Salvador; sin su humanidad, él no habría podido tomar la cruz en favor 
nuestro. Él es el Dios-Hombre, Jesús el Cristo, quien nos salva del pecado, y concluye 
el gran conflicto por medio de su victoria sobre el pecado, la muerte y Satanás (Apoca- 
lipsis 11:15-18). 



Paso 3 

¡Practica! 



SOLO PARA LOS MAESTROS: Nota l 



Preguntas para reflexionar: 

1 . "Percibo que hay peligro en tratar temas que se refieren a la humanidad del Hijo del 
Dios infinito" ("Comentarios de Elena G. de White"; Comentario bíblico adventista. 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



tomo 5, p. 1 .1 02). ¿Cuáles son algunos de estos peligros, y cómo deberíamos tratar 
con ellos? 

Cristo es tanto Dios como hombre. Y él fue tentado "según nuestra semejanza" 
(Hebreos 4:15). La naturaleza de Cristo ¿le proporcionó alguna ventaja sobre no- 
sotros al enfrentar el pecado? ¿De qué maneras las tentaciones de Jesús son las 
mismas que las nuestras o son diferentes de ellas? 



Paso 4 

¡Aplica! 



Preguntas para reflexionar: 

1. "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13). ¿Cómo podemos re- 
lacionar esta promesa con la naturaleza divino-humana de Cristo? 

2. Algunos dicen que el ejemplo moral y ético de Cristo como hombre es lo que lo 
hace nuestro Salvador. ¿Es esto correcto? Si es así, ¿por qué? Si no lo es, ¿por 
qué no es así? 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica